Tiradas: Adivinación y psicología

Hemos leído sobre los arcanos mayores y menores, hemos conseguido un mazo, y nos hemos quedado mirándolo sin decidirnos qué hacer. Cuál es el siguiente paso? Familiarizarnos con las cartas es una buena idea, pero no lo es todo.

El primer paso es comprender el real alcance que puede tener una tirada. Al hacer una, nos estamos adentrando en el inconsciente del consultante, y por lo tanto debemos ser muy cuidadosos. En lo personal no soy partidaria de las tiradas de tipo adivinatorio 100%, ya que tienden a crear falsas expectativas, o profecías auto-realizadas; es decir, si anunciamos algo es más probable que lo que anunciamos ocurra porque el consultante está mentalizado para que así suceda.

Sí soy partidaria en cambio de utilizar las tiradas como un método sutil de exploración psicológica, con el cual podemos ayudar al consultante a intuir los motivos ocultos tras los hechos que depara el futuro, y de no ser deseados, intentar trabajar de alguna forma sobre nuestras motivaciones para producir el resultado deseado. Lo cual pone a funcionar en forma más activa nuestro libre albedrío, en vez de dejarnos como simple juguete de los hechos. Dicho todo ésto, debo aclarar que JAMAS se debe tomar ésto como un sustituto de la terapia psicológica: en el caso de ser necesaria, ésta debe ser hecha por profesionales. Nunca podremos solucionar una psicosis con una tirada, ni siquiera con una serie de ellas. Pero para preguntas puntuales, usadas ocasionalmente, pueden ser una buena ayuda.

Las siguientes son seis propuestas distintas, en orden de complejidad, que van desde lo simple y estructurado hasta lo complejo y libre, como para dar distintas opciones y niveles de dificultad.

::tres cartas::   ::el barquero::   ::herradura::   ::cruz celta::   ::relaciones::   ::diez cartas::