Los Arcanos Menores

Los Arcanos Menores, si bien no tan complejos en su simbolismo como los Arcanos Mayores, tienen sin embargo su importancia en el uso del Tarot. En donde los Arcanos Mayores nos mostraban situaciones e imágenes arquetípicas, los Menores nos muestan otra cara, más cercana a nosotros, más mundana. Esto se ve más claramente en mazos donde en vez del tradicional arreglo de copas, bastos, oros o espadas, tengamos dibujos más elaborados, que estimulen la interpretación. Mazos donde podemos encontrar ésto son el Rider-Waite (y sus variantes), el Gendron, el Cosmico o el Vértigo, entre otros.

La separación en distintos palos se cree que se origina al querer mostrar las cuatro clases sociales presentes en la época de surgimiento de las cartas, a saber: bastos para el campesinado, copas para el clero, espadas para la nobleza y oros para la burguesía. Tradicionalmente se le asigna uno de los cuatro elementos a cada uno de ellos, y las cualidades, o áreas del mundo material que se asocian con ellos, a saber:

Bastos:

Fuego

Acciones

Copas

Agua

Emociones

Espadas

Aire

Intelecto

Oros, o Pentáculos

Tierra

Aspectos Materiales

Dentro de los Arcanos Mayores podemos separar a primera vista dos grupos: las cartas numeradas y las cartas cortesanas o figuras. Dentro de las cartas numeradas, una forma rápida de recordar sus usos adivinatorios es considerar cada número como una situación particular, y cada carta como la forma en la que tendría el palo de enfrentarla o como sería afectado por ella, de acuerdo a sus características particulares. Por ejemplo, el cinco es una carta de conflictos, lo que se hace evidente si observamos las distintas encarnaciones del mismo en los palos: en los bastos nos habla de un conflicto leve, en las copas de abandonos, las espadas de derrotas y los oros de pobreza.

Las Cartas Cortesanas en cambio nos muestran tipos de personalidad, y las interpretaciones tadicionales asocian a los pajes con niños, caballeros con homres jóvenes, reinas con mujeres y reyes con hombres, aunque hay muchos mazos (cada vez más) que en vez de pajes tienen princesas, lo cual da un mejor balance de sexos. También los palos nos darían características físicas, por ejemplo los bastos indicarían pelo rubio y ojos claros. Otra clasificación distinta aasocia a los distintos palos con los signos del Zodíaco correspondientes a su elemento, por ejemplo, Acuario, Libra y Géminis corresponderían a las cartas cortesanas de Espadas. Pero en lo personal trato de no ser muy rígida con éstas clasificaciones, ya que considero la clave de éstas el factor personalidad, o comportamiento, y no factores externos como ser color de piel, ojos o fecha de nacimiento. Como regla mnemotécnica podemos recordar que cada figura se asocia a un elemento: pajes al Aire, caballeros al Fuego, reinas al Agua y reyes a la Tierra, y cruzandolos con los elementos primarios del palo obtendríamos una idea general del tipo de comportamiento obtenido. Por ejemplo, un Caballero de Bastos (fuego por ser caballero, fuego por ser de Bastos) tendría un comportamiento bastante precipitado e impulsivo, lo que coincide con las interpretaciones tradicionales.

Esta por supuesto es una generalización muy grande, ya que cada autor le da significados puntuales ditintos a cada carta. Para un estudio más detallado, sugiero revisar la sección de bibliografía, donde hay una lista amplia de opciones posibles.