El Emperador

EL Emperador - Tarot Universal Rider-Waite Si la Emperatriz nos muestra la fuerza de la naturaleza en pleno apogeo creativo, el Emperador nos da en cambio la otra cara de la moneda, demonstrando en primera instancia el orden y mensura que tradicionalmente se espera que un padre aporte dentro de una familia. Y es efectivamente el arquetipo del Padre que ésta carta nos muestra.

Los símbolos asociados usualmente con ésta carta incluyen al águila, tanto como símbolo de la realeza como alquímico. La simbología alquímica no debe desestimarse, ya que tanto en el mazo marsellés como en el de Toth, la figura del Emperador se muestra formando el símbolo del azufre, necesario para el primer estado de la transmutación. La carta también se asocia tradicionalmente con el signo de Aries, signo cardinal de Fuego, y quizás por éso es que los colores predominantes en la misma sean usualmente los rojizos. Recordemos que los signos cardinales en astrología son los que se identifican con la acción y la responsabilidad.

Dentro de la psicología analítica se ve al arquetipo del Padre como una figura un poco separada de la dualidad Madre-Hijo, que sin embargo tiene una carga emocional especial.
Si vemos a ésta carta en cambio como una continuación natural a la Emperatriz, comprenderemos un poco mejor su significado. La Emperatriz nos demuestra fertilidad en todos los aspectos. Esta fertilidad de por sí es provechosa, pero si ésta no se controla puede resultar en su opuesto. De nada nos sirve un suelo agotado por producir constantemente. De la misma forma, células que se reproducen indiscriminadamente son cancerígenas; un artista que tenga muchas ideas pero no tenga la constancia para representarlas no va a llegar muy lejos. Podemos ver al papel del Emperador como el éste orden que da forma a la energía creadora, la técnica del artista, a través de la cual la fecundidad creativa fluye y recibe su impulso para concretarse.

El Emperador - Tarot Jungiano Dentro del aspecto numerológico, el Emperador lleva el número 4: ésto nos recuerda los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos, y aún dentro de la psicología analítica, las cuatro funciones de la psique, cuyo equilibrio es necesario para poder realizar el proceso de individuación. El cuatro nos indica no sólo equilibrio sino estabilidad.

Otros símbolos presentes en la carta, como el cetro y el orbe, apuntan a la relación con el Poder. El escudo, o la armadura, indican además de protección (inseparable del Poder) una fuerte relación con Marte. El Emperador es el rey bondadoso de los cuentos, en donde no cabe la democracia, pero en donde todos podemos esperar ser tratados con justicia, y a quien podemos acudir de necesitarlo, seguros de que seremos protegidos.
Siempre y cuando éste esté correctamente aspectado.

Los significados adivinatorios implican todos éstos aspectos contemplados: el poder, orden, progreso, proceso legal (en menor medida que la Justicia), protección, el Padre, rey, gobernante o figura autoritaria por excelencia, generalmente masculina.

::el mago::  ::la suma sacerdotisa::  ::la emperatriz::  ::el emperador::  ::el sumo sacerdote::  ::los enamorados::  ::el carro::