Hermano Sol, Hermana Luna

Una lectura atenta al libro de visitas o los libros de contactos del sitio va a mostrar muchos pedidos acerca de la "Tradición del Sol" y la "Tradición de la Luna". El único problema es que éstas tradiciones no existen como tales. Existen, sí, menciones a la "Tradición del Sol" y la "Tradición de la Luna" en círculos herméticos, pero allí son conceptos relacionados con la cábala. En ningún caso tienen absolutamente nada que ver con la Wicca.

Vayamos al grano: la idea de éstas supuestas "tradiciones" se basa en material escrito por Pablo Coelho, un escritor católico por propia definición. No es un iniciado en Wicca, y la información que pueda tener no es tan distinta de la que puede encontrarse en la Red, o en libros. En su novela "Brida" nombra a las tradiciones del Sol y de la Luna, y pretende seguir el entrenamiento de una bruja irlandesa. Ahora bien, el problema es que "Brida" es una novela, y como tal, tiene tanta obligación de ser fiel a la realidad como cualquier otra obra de literatura: nula.

Personalmente, no deja de sorprenderme la cantidad de gente que aún sabiendo que el libro es una novela, cree que lo expuesto aún así tiene que ser cierto, ya que en el Prefacio a la novela el autor comenta que el texto es "tal cual se le contó". Recordemos que el presentar un hecho ficticio como real es un truco que se viene usando en la literatura desde hace por lo menos un par de siglos. No hay ninguna regla que indique que ésto haya variado en lo más mínimo.

Las auténticas tradiciones de la Wicca no tienen en general nombres tan poéticos, y es muy difícil que puedan contarse, pero hay muchas. Tienen poco y nada que ver con las visiones presentadas por Coelho. Catalogar los errores del libro respecto a la Wicca llevaría demasiado tiempo, aunque en general puede decirse que casi todo lo que presenta el libro como parte del entrenamiento es inventado. Tampoco es cierto que se ponga tanto énfasis en el "don" (no existe ése concepto) ni en vidas pasadas (no todos los grupos creen en la re-encarnación). Las iniciaciones dentro de grupos tradicionales se dan de uno a otro sexo, y sólo con el/los aspirantes y los iniciados presentes, así que la escena de la iniciación de Brida, simpática como es, tampoco es posible. Cualquiera que quiera leer un ritual de iniciación de primer grado en la Wicca puede encontrar el Libro de Sombras Gardneriano, se verá con facilidad que nada tiene que ver con la fiesta con invitados del libro.

El problema que existe con éstos libros es que básicamente banalizan a la religión aún más que Harry Potter. Nadie va a pensar que el mundo de ésos libros es verdad. Entonces por qué debe parecernos que ficción para adultos es distinta? Mi visión es que ésto pasa porque ofrece lo que parece un camino muy sencillo, que tampoco parece apartarse demasiado de lo que la sociedad espera de nosotros. Vamos, que a Brida se le dice que revise la Biblia para aprender acerca de los dones! Es la forma perfecta de evitarse todo el bagaje cultural que significa el cambiarse de religión. La versión "light" de la Wicca que presenta Coelho es entonces poco más que jugar a ser bruja, sin una sóla palabra acerca de los Dioses, o del impacto que el relacionarse con ellos puede traer para un acólito.

Puede asombrarnos el que nadie parezca tomarse nuestra religión en serio, si nosotros no comenzamos por hacer lo mismo, evitando aún llamarla por lo que es, y usando subterfugios como "forma de vida" cuando en realidad queremos decir "religión"?
Pero éso es caldo para otro artículo, algo a discutir en otro momento.